4 Ventajas e inconvenientes del colecho


El colecho está de plena actualidad y muchos padres, sobre todo los primerizos, se están preguntando cuáles son las ventajas y los inconvenientes de esta práctica.

Para los que todavía no estén familiarizados con este término, baste decir que el colecho es el nombre que recibe la práctica de que un bebé duerma con ambos padres o, al menos, con uno de sus progenitores, en vez de hacerlo en una cuna o cuco. Es una práctica muy extendida y en muchos países del mundo es la norma, pero, ¿cuáles son realmente las ventajas e inconvenientes del colecho?

Antes de nada, debemos tener en cuenta que el colecho tiene tantos defensores como detractores, por lo que existen muy pocos aspectos en los que se pueda alcanzar un consenso total.

Por lo tanto, aunque en las próximas líneas intentaremos ser lo más exactos posible, es probable que encuentres muchos testimonios que apoyen nuestras afirmaciones, pero también algunos que las refuten.

Así pues, al final del día, basad vuestra decisión en vuestras circunstancias personales y en vuestro sentido común y no en la opinión de los demás.

ventajas e incovenientes del colecho
Un madre durmiendo a su bebé en una cuna

4 Ventajas del colecho

  • Diferentes estudios han demostrado que el colecho fortalece los vínculos existentes entre los padres y los hijos. Los bebés descansan mejor al encontrarse junto a sus progenitores y los padres pueden vigilar más de cerca a su recién nacido, teniendo la oportunidad también de prestarle una atención más inmediata.
  • Dado que los padres no se tienen que levantar para atender al bebé por la noche, tienen la oportunidad de descansar más con este sistema. El colecho se revela especialmente útil durante los primeros meses de vida del bebé, dado que la madre no tendrá que levantarse continuamente a darle el pecho a su hijo si está durmiendo en su misma cama.
  • Algunos autores han indicado que el colecho disminuye el riesgo de que se sufra la temida muerte súbita del lactante, teniendo los padres mayores posibilidades de advertir la existencia de algún problema y de actuar en consecuencia. Sin embargo, este extremo está siendo disputado y está lejos de ser considerado un hecho comprado.
  • Asimismo, algunos psicólogos infantiles sugieren que, con el colecho, los bebés se sienten más protegidos y queridos, lo que les ayudará a desarrollar una mayor autoestima posteriormente.

4 Desventajas del colecho

  • Muchas personas indican que se corre un riesgo cierto de que los padres lleguen a aplastar o golpear al bebé durante la noche, pudiendo provocarle graves daños. Por mucho cuidado que se tenga, durante la noche nos movemos de forma inconsciente y no tenemos ninguna forma realmente efectivas de asegurarnos de que no nos moveremos con demasiada violencia durante nuestro sueño. Por lo tanto, muchos consideran que el riesgo de dañar al bebé durante un movimiento involuntario de nuestro sueño es demasiado grande como para ser aceptable.
  • Asimismo, algunos expertos han manifestado su preocupación sobre cómo el colecho puede afectar al desarrollo y al aprendizaje del bebé. Se considera que esta práctica puede vincularse con una excesiva sobreprotección y con un retroceso en el desarrollo de la propia independencia del bebé,  lo que tendría consecuencias negativas posteriormente.
  • El colecho también tendría efectos negativos sobre los padres, que tendrían así aún menos oportunidades de disfrutar de momentos privados o de pareja. En un momento en el que se está haciendo mucho énfasis en la necesidad que tienen las parejas en encontrar momentos en los que reconectar más allá de su faceta como padres, el colecho supone que el nuevo bebé domina absolutamente todos los aspectos de la vida de sus padres. Si se acostumbra al bebé a dormir todas las noches en la cama de los padres, recuperar la intimidad y las relaciones de pareja será el doble de difícil. Casi todos los padres son reacios a realizar algún tipo de actividad íntima cuando sus bebés están en la misma cama, por lo que la reactivación de su vida íntima puede llegar a tardar mucho tiempo en producirse, con las consecuencias negativas que esto puede tener para la pareja
  • Si los padres están constantemente preocupados por no molestar ni aplastar al bebé, tampoco descansarán bien.

Dicho todo lo anterior, ¿cuál es nuestra recomendación?

Como puedes ver, el colecho tiene sus ventajas y sus inconvenientes, pero creemos que lo mejor que puedes hacer es no dejarte llevar por los extremos.

Si escoges el colecho, eso no significa que tu bebé no pueda dormir de vez en cuando en su cuna y, si te decides en contra de esta práctica, eso tampoco quiere decir que nunca le debas llevar a vuestra cama, sobre todo si está especialmente agitado, está enfermo o ha ocurrido algo inusual.

Asimismo, recuerda que es una decisión personal que debéis tomar los padres sin dejaros influir por nadie más. Vosotros y solo vosotros debéis sopesar los pros y los contras y tomar una decisión personal.

Y, por último, recuerda que no es lo mismo abordar una solución de forma teórica que luego ponerla en práctica.

Muchos padres se deciden en contra del colecho y, cuando llega su bebé, descubren que lo mejor para ellos es que su bebé duerma en su cama, mientras que otros prefieren el colecho en la teoría pero descubren luego que todos descansan mejor cuando el bebé está en su cuna.

Por lo tanto, sé siempre flexible y ten todas las opciones en cuenta para hacer posteriormente lo que sea mejor para vosotros y para vuestro bebé.

Chaimae

Hola soy Chaimae, una mujer felizmente casada, tengo un hijo de 3 años y estoy embarazada en el séptimo mes :). Me encanta escribir, tanto mi marido y yo vamos a compartir contigo todo lo que sabemos sobre los bebés y vivir en familia.

Recent Content