Cómo combinar la paternidad con el trabajo


Todo padre expectante se ha preguntado alguna vez cómo puede compatibilizar de forma exitosa su nuevo rol como padre con sus responsabilidades laborales. Este puede ser un ámbito que puede causar gran estrés al padre expectante, pues además de la necesidad intrínseca de asegurarse de que puede proporcionar cierta estabilidad económica a su creciente familia, también tendrá que adecuar su horario para asegurarse de poder atender aspectos del embarazo tales como las visitas al ginecólogo o las clases preparto. Todo esto puede ser muy difícil, especialmente si se tiene un trabajo muy demandante, muy poco flexible o con unos horarios variables. Por ello, te queremos dar algunos consejos que esperamos que te ayuden a mejor combinar la paternidad con el trabajo.

Antes de empezar, recuerda que en el 2019 entró en vigor una nueva ley que otorga a los padres 8 semanas por paternidad.

Como hacer con el trabajo si voy a ser padre

¿Cómo combinar la paternidad con el trabajo?

Nada de culpabilidad

En primer lugar, te recomendamos que intentes no sentirte demasiado culpable si no eres capaz de conseguir permiso para acudir a alguna cita del ginecólogo o a alguna clase preparto. Dependiendo de la cantidad de citas médicas que tenga tu pareja y sus horarios, a veces será virtualmente imposible para ti acudir a todas, por mucho que lo desees. Esto es comprensible y no te hace peor padre ni significa que te hayas esforzado menos. A veces, simplemente, no es posible.

Por lo tanto, trata de no sentirte demasiado culpable o decepcionado cuando esto ocurra. También sería conveniente que tuvieras en cuenta esta posibilidad desde el principio y hablaras al respecto con tu pareja. Podríais incluso decidir quién podría acompañar a tu pareja en esas ocasiones si no quiere acudir sola, como podría ser su madre, una hermana o una amiga. En cualquier caso, son cosas que pasan y no debes sentirte mal por ello.

Muchas empresas favorecen la conciliación

Infórmate desde el principio de las ventajas o facilidades que ofrece tu empresa a los nuevos padres. Dependiendo del trabajo que tengas, es posible que puedas beneficiarte de alguna ventaja o facilidad relacionada con la llegada de tu hijo a tu vida.

La clave para mejor combinar la paternidad con el trabajo es contar con el apoyo de la empresa.

Muchas empresas públicas y privadas ofrecen bajas de paternidad a sus empleados para que puedan estar con sus hijos, pero no todas lo hacen y, en algunas ocasiones, puede que no te venga bien, desde el punto de vista laboral, coger esa baja aunque te la ofrezcan. Por otro lado, algunas empresas ofrecen incentivos o beneficios económicos o de otra clase a aquellos padres expectantes a los que no pueden dar días libres para estar con sus hijos. Y, si trabajas en un negocio familiar o donde tienes mucha confianza con los jefes, siempre tendrás otras ventajas que un miembro de una gran corporación no tiene a su disposición. Por lo tanto, todo depende del tipo de oficio que tengas y de para quién trabajes. Así, infórmate desde el principio del embarazo de las ventajas o facilidades que tu empleador pone a tu disposición en el momento en el que nazca tu hijo para poder tomar la mejor decisión al respecto.

Por ejemplo, si descubres que tu empresa no otorga una baja por paternidad y realmente quieres estar en casa con tu bebé y tu pareja durante sus primeros días, quizá puedas arreglártelas para pedir los días de vacaciones que te corresponden para los días posteriores a la fecha en la que está fijado el parto. O, si trabajas en una empresa pequeña, cuéntale lo que ocurre a tu jefe y averigua si puedes cortar un poco tus horas durante el embarazo de tu pareja y los primeros meses de vida de tu bebé.

En todo caso, infórmate cuidadosamente de los derechos, beneficios y ventajas que tienes como padre expectante para poder tomar la mejor decisión al respecto.

combinar paternidad con trabajo

Anticípate a las citas

Pide que os comuniquen las fechas y las horas de las citas de los médicos, las pruebas y las clases preparto con antelación. En prácticamente todos los trabajos, es mucho más fácil hacer ajustes en la agenda cuando se sabe algo con antelación que hacerlos deprisa y corriendo.

Así, por ejemplo, si una cita cae en un momento en el que deberías estar trabajando, con algo de tiempo, podrías conseguir que algún compañero te cambiara el turno o pedir un día de asuntos propios para acompañar a tu pareja, algo que no podrás hacer si no conoces los detalles con tiempo. Por lo tanto, pide a los especialistas que os comuniquen con la máxima antelación posible los horarios de las distintas citas, para que tengas la oportunidad de introducir algunos cambios en esa jornada laboral siempre que sea posible.

Piensa en tu futuro profesional

Piensa también en tu futuro laboral. ¿Crees que puedes hacer algo más para mejorar tu posición laboral en un futuro cercano? ¿Necesitas aprender algo, hacer algún curso o adquirir alguna experiencia para poder progresar? Ten en cuenta que, en los próximos meses, lo más probable es que apenas tengas tiempo para nada, por lo que si tienes alguna opción de prosperar en tu trabajo de un modo determinado, te recomendamos que aproveches la oportunidad e intentes conseguirlo antes del nacimiento de tu hijo.

Cuando llegue tu bebé al mundo tendrás menos tiempo y te encontrarás más limitado, por lo que si tienes una oportunidad de mejorar en tu trabajo, aprovéchala ahora.

combinar el trabajo con la paternidad

Si viajas mucho por trabajo, arregla tu agenda para que no tengas que viajar lejos cerca de la fecha prevista para el parto. Los padres expectantes que viajan mucho por trabajo se encuentran generalmente muy agobiados ante la posibilidad de que su pareja se ponga de parto mientras están fuera y se lo pierdan. Para evitar, en la medida de lo posible, que esto ocurra, te recomendamos que ajustes tu agenda desde el principio del embarazo para que no tengas que viajar fuera del país durante el tercer trimestre del embarazo o, al menos, durante las semanas previas al parto.

Además, para sentirte mejor, también puedes hablar con tu pareja y pedir ayuda a algún amigo o familiar para que esté pendiente de ella cuando estés fuera. Habla primero con tu pareja, pues puede que no le guste tal injerencia, pero hazle saber que tú te quedarías mucho más tranquilo sabiendo que tiene alguien al tanto a quien recurrir si se siente mal o necesita ir al hospital.

Con estos consejos esperamos poder haberte aclarado las ideas, y recuerda, pase lo que pase no dejes que nada en el mundo te impida disfrutar de lo más bonito en la vida, ser padre!

Si eres padre primerizo, no te vayas sin ver los libros más recomendados para padres primerizos, sobretodo el manual de instrucciones para bebés.

Amine

Hola soy Amine, 33 años y padre de familia, tenemos un hijo de 3 años y otro que llega para finales de Octubre. Profesionalmente trabajo en el sector del Marketing, siempre he estado bien actualizado sobre ese mundo. Al tener mi primer hijo, me dí cuenta que no sé absolutamente nada sobre los bebés, las mamás...etc y entonces decidí crear mi primer blog www.diariodepapa.com que acabé vendiendo en su día. Hoy he decidido crear este blog, donde mi mujer y yo iremos compartiendo contigo todo lo que sabemos sobre tener un bebé. Bienvenid@

Recent Content