Leyendas urbanas sobre el embarazo que no son verdad


Mitos falsos sobre el embarazo

Cuando una pareja le dice a la gente que está esperando un hijo, después de los parabienes y las felicitaciones siempre llegan los consejos y los avisos de todo tipo.

Algunos os pueden resultar muy útiles, sobre todo aquellos procedentes de padres recientes que hayan pasado por vuestra misma experiencia hace poco. Sin embargo, también te encontrarás con muchos comentarios o avisos vinculados con verdaderas leyendas urbanas que corren por ahí relacionadas con el embarazo. Y, si entras en internet y haces una búsqueda simple, te encontrarás un montón de información relacionada con creencias populares que no se corresponde con la realidad.

Por lo tanto, ¿quieres saber cuáles son las leyendas urbanas sobre el embarazo más comunes que nunca debes creer? ¡Entonces, sigue leyendo!

Ahora comes por dos

Esta es quizá una de las frases más repetidas relacionadas con el embarazo que podéis llegar a escuchar, especialmente por parte de las personas más mayores de vuestras familias que quieren atiborrar de comida a la futura mamá. Sin embargo, dista mucho de ser verdad. Los expertos recomiendan que únicamente se consuman 300 calorías más de lo habitual durante el embarazo y se lleve una dieta equilibrada.

De hecho, siempre se recomendará a las embarazadas que vigilen mucho su alimentación e intenten no aumentar demasiado de peso, dado que una subida brusca puede conllevar graves problemas, como puede ser la aparición de diabetes gestacional, problemas de movilidad e, incluso, que se produzca un parto mucho más complicado. Por lo tanto, la futura mamá debe vigilar mucho su alimentación y olvidar la excusa de que come por dos para evitar problemas en el futuro.

La forma de tu barriga determinará si vas a tener un niño o una niña

Existen muchos mitos relacionados con el tamaño y la forma de la barriga de una mujer. Muchas personas están convencidas de que si la tripa de una embarazada apunta hacia el exterior como si fuera una enorme pelota de rugby, entonces se está esperando un niño.

De la misma manera, si parece que el peso está repartido de forma más homogénea por todo el vientre, muchos dirán que estáis esperando una niña. De hecho, cada lugar de la tierra parece tener sus propias teorías respecto a la relación existente entre la forma de la barriga de una embarazada y el sexo del bebé que espera. Sin embargo, no existe ninguna prueba científica que apoyen ninguna de estas teorías. La forma de la tripa de una mujer embarazada depende de muchos factores y precisamente el sexo del bebé no es uno de ellos.

Por lo tanto, no creas nada de lo que os dirán a este respecto, especialmente si habéis decidido no averiguar el sexo del bebé hasta su nacimiento. La gente que utiliza este método tiene tantas posibilidades de acertar como todos los demás.

Existen trucos para concebir un bebé del sexo que tú quieras

Esta leyenda urbana está realmente muy extendida. De hecho, la tradición y cultura china ha producido durante siglos unos calendarios muy especiales que indicaban cuáles eran los mejores meses para concebir o bien un niño o bien una niña dependiendo de la edad de la madre y de la luna. Asimismo, los astrólogos también hacen predicciones para la concepción dependiendo del lugar que ocupen los planetas y las estrella en el momento de la concepción.

Si planeáis tener un hijo pronto, muchas personas os dirán diferentes trucos para conseguir un bebé del género que deseéis. Por ejemplo, se dice que, si quieres tener una niña, tienes que concebir a tu bebé bajo el influjo de la luna llena o hacer el amor en la posición del misionero, mientras que si queréis tener un niño, debéis hacer el amor apuntando hacia el norte o de pie. Sin embargo, nada de esto tiene ninguna base científica. Aunque pongas en práctica todos los consejos habidos y por haber para conseguir un bebé de un sexo determinado, te aseguramos que tenéis las mismas probabilidades de tener un niño o una niña que cualquier otra pareja. Por lo tanto, no creas nada de lo que te digan a este respecto. La concepción de un niño o una niña no tiene nada que ver con cuestiones externas o ajenas al propio proceso de fecundación y desarrollo del feto.

Si no satisfaces los antojos, tu bebé saldrá con una marca especial o una deformidad

El increíble mundo de los antojos es un campo fértil para todo tipo de mitos y leyendas. La más extendida es, sin duda alguna, aquella que dice que si un antojo determinado se queda sin satisfacer, el bebé nacerá con una marca o, peor aún, con una deformidad que recuerde a aquel alimento que la madre dejó de comer.

Aunque probablemente este mito esté originado en la necesidad de cuidar y satisfacer a la madre expectante, no hay ninguna base científica y no creo que veamos nunca a un bebé con un lunar o una marca en forma de pollo o de pavo porque su madre dejó de consumir alguno de estos alimentos durante su embarazo. Por lo tanto, aunque te recomendamos encarecidamente que intentes satisfacer todos los antojos de tu pareja durante su embarazo, la razón no se encuentra en que tu bebé pueda nacer con una marca, sino en la necesidad de ayudarla todo lo posible durante este periodo tan especial.

Chaimae

Hola soy Chaimae, una mujer felizmente casada, tengo un hijo de 3 años y estoy embarazada en el séptimo mes :). Me encanta escribir, tanto mi marido y yo vamos a compartir contigo todo lo que sabemos sobre los bebés y vivir en familia.

Recent Content