Qué hago con mi mascota durante el embarazo


Si tienes animales, es muy probable que estéis preocupados por el posible efecto que tus mascotas pueden tener sobre el embarazo. La información que existe al respecto no es demasiado numerosa y los comentarios que muchos parientes y amigos bienintencionados os harán al respecto solo os confundirán más. Por lo tanto, en las siguientes líneas, vamos a hablar brevemente sobre el embarazo y las mascotas y qué debes tener en cuenta a este respecto.

mascota durante el embarazo

Deshacerte de tus mascotas durante el desarrollo del embarazo

¡Para nada! te aseguramos de que no tienes que deshacerte de tus mascotas durante el desarrollo del embarazo y los primeros meses de tu bebé. Quizá algunas personas de vuestro círculo íntimo os lo recomienden, pero es una creencia que está ya muy anticuada. Desde un primer momento te decimos que lo más probable es que tus mascotas no supongan ningún peligro en absoluto ni para el embarazo ni para vuestro bebé recién nacido.

A no ser que vuestras mascotas sufran alguna afección previa que alarme a los médicos por cualquier causa, con unas precauciones básicas, no habrá ningún problema para que vuestras mascotas sigan con vosotros. En todo caso, si este extremo realmente os preocupa, hablad al respecto con vuestro médico o con la matrona a la menor oportunidad.

Estado de salud de las mascotas

Mascotas y embarazo

Dicho lo anterior, también es importante que os aseguréis de que vuestras mascotas están sanas y de que tienen las vacunas en regla, especialmente si tenéis animales que salen a la calle, especialmente perros. Existen muy pocas posibilidades de que una mascota pueda transmitir una enfermedad a sus compañeros humanos, salvo en casos muy concretos, pero es mejor asegurarse.

Por lo tanto, tan pronto como empecéis a intentar concebir un hijo o se produzca el embarazo, llevad a vuestras mascotas al veterinario para un chequeo completo, poned al día sus cartillas de vacunación y aseguraos de que están adecuadamente desparasitados.

¡Siempre es mejor prevenir que curar!

Toxoplasmosis

La toxoplasmosis es una infección parasitaria que puede causar importantes daños a las mujeres embarazadas, especialmente si dicha infección se produce durante el primer trimestre. Esta infección puede contraerse de diversas maneras, pero es cierto que se puede adquirir teniendo un contacto directo con las heces de algunos animales portadores, como pueden serlo los gatos.

La amenaza de la toxoplasmosis empuja a muchas parejas a deshacerse de sus gatos durante el embarazo, pero debemos indicar que, si se toman unas precauciones básicas, las posibilidades de contagio son muy remotas.

Dado que el riesgo principal se encuentra en las heces, con que la mujer embarazada se asegure de no entrar en contacto con ellas sin guantes será más que suficiente. ¡Por lo tanto, la responsabilidad de limpiar la caja de arena durante estos nueve meses será del futuro papá!

Además, tendréis que tener en cuenta el tipo de mascota que tenéis y su personalidad a la hora de hacer más preparativos. Por ejemplo, si tenéis un perro, quizá haya llegado el momento de entrenarle para que tenga un mayor cuidado con su dueña, no se intente comer las cosas del bebé y se vaya acostumbrando con tiempo a los cambios que se avecinan. Siempre será mejor intentar entrenarlo con tiempo a que os añada más estrés con su comportamiento cuando llegue el bebé.

Por lo tanto, tened en cuenta la personalidad de vuestra mascota y las necesidades que tiene para saber qué asuntos tenéis que abordar con ella de cara al embarazo. Así estaréis todos mucho más tranquilos.

Cambio de rutina

Por último, es recomendable que empecéis a planear de cara a la llegada de vuestra bebé, dado que es más que probable que no tengáis demasiado tiempo para tratar de modificar las costumbres de vuestro gato o perro cuando llegue el bebé. Por lo tanto, si es posible, empezad a cambiar las cosas con antelación para que vuestra mascota pueda acostumbrarse a esas modificaciones con tiempo.

Por ejemplo, si tenéis que cambiar el lugar donde come vuestra mascota porque está al alcance de manitas curiosas, no esperéis a la llegada del bebé para realizar tal cambio.

Asimismo, tan pronto como compréis la habitación del bebé o los elementos básicos para su cuidado, como el cuco o el cambiador, enseñad a vuestra mascota que no debe acercarse a ellos. De esta manera, vuestra mascota ya se habrá acostumbrado a algunos cambios importantes cuando llegue el más importante de ellos: el bebé.

Resumen:

Vuestra mascota también deberá acostumbrarse al gran cambio que se va a producir con la llegada de un bebé. Sin embargo, teniendo en cuenta unas precauciones muy básicas, no hay ninguna razón de peso por la que tengáis que apartar a vuestras mascotas de vuestro lado durante el embarazo. ¡Son también parte de la familia, así que disfrutad con vuestras mascotas de este momento tan especial en vuestras vidas!

Ilham

Hola soy Ilham, enfermera polivalente y matrona en el hospital Hassan II. En bebesfera te escribiré sobre los temas más importantes relacionados con tu embarazo y tu bebé.

Recent Content