Qué Hacer Cuando La Lactancia No Es Una Opción


la lactancia no es siempre una opción o no lo es durante el tiempo que lo deseamos. La inmensa mayoría de las madres deciden dar el pecho a sus bebés durante un periodo más o menos largo de tiempo.

Los grandes beneficios de la leche materna son bien conocidos y el nexo de unión que se forja entre una madre y su bebé cuando ésta le da el pecho supone una experiencia irrepetible. Probablemente, casi todas las mujeres embarazadas se imaginan el momento en el que podrán dar el pecho a su hijo por primera vez y pensarán que es un momento inigualable.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que la lactancia no es siempre una opción o no lo es durante el tiempo que lo deseamos. Esto puede producirse por muchas razones:

  • Por infección que hace que la leche no sea de calidad
  • Haber tomado medicamentos que impiden dar el pecho
  • Que la leche se le retire después de un corto tiempo
  • Que la lecha no sea suficiente para el bebé

Existen muchas otras razones por las que puede que la lactancia no sea una opción y, por ello, queremos darte algunos consejos sobre lo que puedes hacer si esto te ocurre aquí.

Pon el bienestar de tu bebé por encima de todo

A no ser que ocurra algo drástico, como una retirada de leche, muchas madres se niegan a aceptar que la leche materna puede no ser la mejor opción para su hijo. Esta resistencia es comprensible, pero si tu bebé empieza a dejar de coger peso y de crecer, entonces es un indicativo muy claro de que la leche materna no es suficiente para cubrir sus necesidades.

Por lo tanto, pon siempre el bienestar de tu bebé por encima de todo y, si acudir a la leche artificial es lo mejor para él, no dejes de proporcionársela. No dejes que nociones preconcebidas te impidan dar a tu bebé lo que necesita. En muchas ocasiones, si todavía tienes leche, puedes seguir amamantándole y contar además con la ayuda extra de una leche artificial pero, en todo caso, sea cual sea la situación, asegúrate de dar a tu hijo lo que realmente necesita.

Consulta a tu pediatra antes de tomar ninguna medida

Existen muchas leches de apoyo y artificiales distintas, adaptadas a diferentes circunstancias. Solo tienes que ir a cualquier farmacia para ver la inmensa cantidad de opciones que hay para elegir en este sentido y es muy fácil perderse. Por lo tanto, antes de probar con una, pide siempre consejo a tu pediatra en este sentido.

Él te explicará qué es lo que tienes que mirar según la edad, el estado y las condiciones particulares de tu hijo y cómo tienes que ir variando a medida que crezca. Su opinión es fundamental, por lo que no pases a la acción sin contar con él.

¡La opinión de tu hijo también cuenta!

Como ocurre con cualquier alimento, las preferencias personales del consumidor también son importantes. Dentro del ámbito de las leches de sustitución, existen una enorme cantidad de marcas distintas con componentes diferentes, por lo que tendrás diferentes opciones dentro del rango adecuado para tu hijo.

Puede que a tu hijo no le guste la leche de una marca concreta y te cueste mucho hacerle beber esa leche, mientras que puede suceder que otra le encante y se la beba con gusto. Por lo tanto, no te preocupes si la primera leche que escoges no le gusta a tu bebé. Puede que necesites un par de intentos antes de encontrar con la que más le guste.

Piensa en la tetina.

En muchas ocasiones, pensamos automáticamente en la leche cuando nuestro bebé no quiere el biberón, cuando el problema puede estar en otra parte. Algunos bebés pueden tener problemas para adaptarse a la tetina, sobre todo si anteriormente solo habían tomado el pecho y deben pasar al biberón de forma repentina.

La tetina les puede parecer enormemente extraña, por lo que pueden rechazarla. Actualmente existe una gran cantidad de tetinas diferentes a disposición de las madres que tratan de imitar el pezón de la madre para resultar más naturales, pero sin duda el bebé notará la diferencia.

Por lo tanto, si tienes problemas para conseguir que tu bebé coja la tetina, intenta cambiarla por otro modelo. Puede que ahí esté el problema.

En todo caso, ten en cuenta que la lactancia no siempre es una opción. Sin duda, es la posibilidad más deseada, pero hay ocasiones en las que, simplemente, no es posible. Por lo tanto, prepárate para esta opción y toma las medidas necesarias si se presenta.

Con una planificación adecuada y contando con la ayuda de tu médico, tu bebé seguirá creciendo sin problemas a pasos agigantados. ¡Te lo aseguramos!

Ilham

Hola soy Ilham, enfermera polivalente y matrona en el hospital Hassan II. En bebesfera te escribiré sobre los temas más importantes relacionados con tu embarazo y tu bebé.

Recent Content